13 septiembre 2011

Asesinos



Aprovechando el RPG Blog carnaval de septiembre me apetece hablar de los asesinos como personajes.
La verdad es que es un personaje de lo más atractivo para algunos, todos pensamos en ninjas, hassasins u otro tipo de personajes letales y glamurosos, pero ¿los afrontamos desde una perspectiva correcta?

Para empezar cualquier tipo de asesino profesional ha de partir de unas premisas concretas: O se le ha educado a no respetar la vida humana o le están ofreciendo una oferta que no puede rechazar (en el caso de los hassasin) simplemente tiene un desorden psicológico grave, es un fanático o una combinación de estas.  

Cualquiera de estos aspectos debería estar totalmente integrado en el historial del personaje y acompañarle en la interpretación.  El primer caso sería algo parecido a los niños de la guerra, sin conciencia de muerte ya son educados para matar, lo viven como algo normal y por tanto no les importa dedicarse a esto como quien planta coles (y acaba derivando en un desorden psicológico…), evidentemente este trauma infantil ha de generar una personalidad poco tolerante a la frustración y con mucha tendencia la violencia que solo un entrenamiento muy riguroso podría llegar a canalizar para poder actuar de la manera metódica y aguda que un asesino profesional necesita. 

El segundo caso, la oferta que no puede rechazar puede ser de cualquier índole, en el caso de los Hassasins, el mito dice que los privaban de los placeres a los que les tenían acostumbrados para que hicieran cualquier cosa por volver. De una manera u otra esto tienen que afectar a estos profesionales, en primer lugar su ansiedad y desesperación por volver, su desprecio al mundo rutinario y una gran melancolía, y eso les daría un perfil  parecido a un terrorista suicida actual, que matará con desesperación aunque la huida no esté garantizada.

El tercer caso corresponde a una persona con una patología. Estas personas muestran una falta total de empatía con las demás y no les afecta la muerte de los demás (os animo a mirar la serie Dexter para entenderlo mejor). No entienden las emociones humanas y como no las entienden suelen destacar por actuaciones fuera de la lógica mental de una persona mentalmente sana, por ejemplo: el que le ha vendido las armas le supone un inconveniente, así que lo mata ya que es la solución más fácil y efectiva y no contempla la posibilidad de un buen soborno, un disfraz o una amenaza.  Un jugador debería actuar de forma errática ante ciertos estímulos, como la muerte de un personaje, un niño enfermo etc. A menos que estuviera realmente entrenado  y pese a ello siempre habría situaciones en que se delataría por sus actos o por que el resto de personas pudieran intuir que no es sincero en sus manifestaciones.

Un fanático también puede llegar a ser un asesino, en este caso nos enfrentaríamos a una persona que cree en algo superior a él, está dispuesta a hacer hasta el mayor sacrificio si cabe por una causa, morir. Una persona así siempre será inflexible ante la más mínima critica o desprecio hacia lo que cree, llegando a extremos si es necesario. Solo un verdadero entrenamiento le permitirían llegar a controlar sus impulsos.

Otro aspecto a tener en cuenta es que uno no se convierte en asesino realmente hasta tener una gran habilidad, y para ello hay que entrenarse y mucho, y evidentemente dentro de un grupo de personas que forman el grupo de aventureros no es el lugar más adecuado, y una ficha acabada de realizar con digamos bajo nivel nunca podrá considerarse asesino, en todo caso alguien que tiene esa meta, y por tanto el jugador debe plantearse ¿Por qué quiere dedicar su vida a acabar con la de otros? Claro que para eso hay que tener en cuenta que nadie se considera malo a él mismo (o va con el malo de las pelis). Si alguien aspirara a ser asesino, lo primero que haría sería no decirlo en demasiadas ocasiones, decir que se dedica a otra cosa, estudiar o entrenar ciertas disciplinas en secreto etc. A menos que encontrara a alguien que le ayudara…

Otra cosa es que un verdadero asesino es muy consciente que NADIE debe saber a qué se dedica él, a menos que fuera un compañero de profesión con el que se obliga a trabajar por alguna razón, de lo contrario resulta perjudicial para su trabajo  y para su supervivencia. Eso quiere decir que dentro de un grupo de aventureros siempre tratará de ocultarlo, a menos que sean todos asesinos.  Por tanto un asesino en un grupo de aventureros siempre debería tener un objetivo oculto y mantener una muy buena mascarada, que como director de juego yo extendería hasta a los jugadores. Hay que recordar que a un asesino no le interesa la notoriedad ni que le conozcan, aparte de círculos muy reducidos y siempre por su reputación y resultados nunca por su físico.

Con todo esto y más cosas que se os ocurrirían a vosotros, el concepto de personaje con profesión asesino en los juegos de rol, adquiere otra dimensión totalmente diferente a la clásica, y según mi opinión muy interesante desde el punto de vista interpretativo, resulta todo un reto ¿no creéis?

El siguiente post tratará sobre como encajar a un pj asesino en una partida.

Otros artículos del RPG Blog Carnival: Asesinos

Detrás de la pantalla

El hacedor de dados

La choza del friki

Quemando cromo