22 octubre 2010

El Master debe matar a los pjs


¿Cuanto valor tiene la vida de un PJ? ¿Cómo medir la heroicidad de un acto? Estas dos  preguntas que a priori no tienen nada que ver están íntimamente relacionadas.
            Antes que nada me gustaría  contextualizar la palabra heroico en este artículo. Cuando me refiera a heroico me referiré a una tarea ardua, que implica un gran esfuerzo e innumerables peligros, y que solo alguien dotado de mucha voluntad se arriesgará a intentar.
Cada vez que jugamos a rol los jugadores llevan unos personajes que tratan de hacer actos heroicos, y para eso se juegan la vida con un propósito independientemente de que sus motivaciones sean salvar al mundo, enriquecerse o dominar el mundo.  Y de hecho, la esencia del rol está en cierto modo en ello, ya que normalmente no jugamos partidas en que encarnamos a oficinistas que trabajan de 8 a 5 o amas de casa cocinando lentejas, sino a personajes que viven una aventura y se juegan la vida en ella como héroes.
Es por eso que como masters, tenemos una obligación con esos pjs, con esos héroes, y es la obligación de matar a aquellos personajes que no superen los peligros en los que se han metido. Suena raro, pero es así.

A veces la muerte de un pj será consecuencia de su ineptitud, descuido e incluso mala suerte y entonces si que se podrá entender en cierto modo como un castigo, pero también y preferentemente la muerte de los pjs serán momentos cúspide de la vida de ese pjs: sacrificios por los demás, valor inquebrantable para enfrentarse a un enemigo poderoso, una muerte después de una contribución decisiva a una causa... Momentos solemnes y llenos de significado que han de acompañar las baladas de los bardos durante años delante de un fuego (o las tardes con los amigos/as tomando cervezas)
Porque sin el peligro de muerte, no hay gloria, y la vida de los pjs deja de tener valor, puesto que no hay miedo a perderla. Y si no hay miedo a perder la vida, no hay héroes, porque no hay superación del miedo, no hay riesgo ni valentía y evidentemente sin esto no hay gloria.  ¿Y que incentivo tiene jugar sin gloria? ¿Acaso jugamos alguien a "Oficinista en cubículo: el juego de rol"? Si los jugadores perciben que sus pjs viven sin riesgo, no pueden valorarlos como héroes, y la experiencia rolera por tanto queda empobrecida. Y si los jugadores perciben que se les perdona la vida a unos jugadores se enfadaran si caen ellos los siguiente. Así que repito: los masters deben matar.
            Y como deben matar, deben saber matar. Una muerte de un pj debe ser un canto a la vida, al valor y el heroicismo. Deben saber como matar por castigo y cuando hay que matar por castigo y sobretodo cuando honrar con una buena muerte a alguno de sus pjs. Porque castigos durante la partida pueden haber muchos (puedes matar a un personaje o debilitarle por las heridas sufridas, o tenerle convaleciente varias sesiones, etc.) Castigar con la muerte a un personaje debe ser después de un acto terriblemente estupido, sinó lo mejor es substituir esa muerte por otro castigo como los mencionados antes.
            Evidentemente que el contexto manda, es decir, si nos movemos en un contexto de juego hiperrealista la muerte puede llegar desde cualquier lado cualquier razon y sin sentido, pero si no, la muerte del pj debe ser un momento culminante, justa a nivel de juego y a poder ser con sentido, nunca arbitraria o inútil. Porque una muerte arbitraria, sin sentido e inutil pese a ser realista mina el espíritu del juego. Un mal golpe con una silla por un borracho mediocre en una pelea de taberna estúpida podria matar a un héroe, ¿pero deberia matarlo? Los dados pueden decir que si, pero esa muerte sin gloria lo unico que hará será deslucir a un personaje. Siempre puedes derribarlo, marcarle la cara con una cicatriz terrible, o que pierda varios dientes, o que pierda una parte de sus puntos de vida por la fractura del cráneo, pero su muerte debe significar algo. Olvidad esos ríos o paredes de roca que deben pasar con varias tiradas de nadar o trepar, evitad esos diez minutos de tirar dados con cara de tonto con un peligro que no existe ni perciben. Una muerte arbitraria lo único que consigue es desmotivar a un jugador.
            Y si eres jugador también debes saber que para un master no es fácil matar a un pj, porque como master también te encariñas con ellos, porque te complican la vida en tu campaña, por que no quieres descontentar a alguien, hay muchas razones para dudar de alzar tu dedo ejecutor y matar a un pj, así que como pj también se debe saber morir con dignidad, la dignidad que se merece tu personaje. Su muerte debe ser un momento de recogimiento y recuerdo, no de protesta. Dedicadle tiempo a su funeral, roleadlo, cantar sus logros y anécdotas, rendidle honores!
            Sinceramente, yo como jugador, la proxima vez que me encuentre la baya para resucitar, o el conjuro, lo dejaré a un lado.
            Así que la próxima vez que muera alguien en vuestra mesa de juego parad un segundo y rendirle el homenaje que se merece (y os merecéis).