21 abril 2011

Contexto: La ciudad



Cuando hablamos de ciudad nos referimos a una sociedad compleja, con una gran organización, numerosas reglas, desarrollo económico  y con carácter sedentario. Dentro de cualquier ambientación en la que desarrollemos una partida de rol es fácil encontrar lugares de este tipo.

Al ser el rol una actividad bastante urbanita, no hace falta que os describa las ciudades actuales ni del siglo pasado, pero si que vale la pena que analicemos algunos aspectos de las zonas civilizadas para ambientar mejor nuestras partidas en otras ambientaciones como fantásticas o futuristas, ya que en toda ambientación hay algún momento en que los jugadores deben llegar a una zona más urbana.


¿Solo ciudades? No, también podríamos considerar civilización pequeños asentamientos con un poder fuerte e interesado en el orden, como guarniciones militares o estaciones espaciales etc.

Una sociedad organizada:
Con división del trabajo y por tanto especialistas. Podremos encontrar en ella desde campesinos con tierras cercanas a funcionarios pasando por castas poderosas, delincuentes mayores y menores, artesanos y trabajadores obreros.
La ciudad será regida por un poder apoyado mediante burocracia y fuerzas del orden. Paralelamente pueden existir otras organizaciones que puedan colaborar con ese poder o competir. Este tipo de organizaciones pueden ser religiosas, comerciales, criminales, etc.

La ley y el orden:
Las sociedades civilizadas han establecido de manera constante a lo largo de la historia un control tratando de conseguir el monopolio de la violencia. Las partidas ambientadas en ciudades han de contar con fuerzas del orden que vigilará, controlará y tratará de evitar cualquier tipo de problema que pueda afectar negativamente a la sociedad, política, comercio o población. Es por tanto normal que se establezcan controles y cuerpos de seguridad eficientes que velaran por el cumplimiento de las normas, y para evitar problemas grandes las armas y armaduras están restringidas y además mal vistas. (Si alguien va con una armadura por la ciudad es que espera meterse en problemas...) 
En sociedades donde algún arma sea considerada un símbolo de estatus se encargarían de controlar su uso. (Me comentaron que en la edad media se ataba la espada a la vaina con una cuerda especial y supongo que lacre con un sello, si al salir la cuerda o lacre estaban rotos la justicia investigaba o sancionaba al infractor)
Este aspecto me parece interesante potenciarlo para que los propios jugadores huyan de las especializaciones en un tipo de arma y se desarrollen de manera que puedan desenvolverse en diferentes ambientes.
Un mago o telépata o cualquier otro individuo con algún poder es una arma andante, así que sería natural que una sociedad donde la magia/telepatía exista de manera natural desarrolle sus propios mecanismos de control sean ejercidos por el propio tipo de individuos con ese poder u otro cuerpo alieno pero que les controla. Como ejemplos: en la ambientación Dragon Age los magos son examinados y si no pasan los exámenes de autocontrol son lobotomizados o algo parecido para eliminar sus emociones y el resto son controlados por un tipo de tropas llamadas Templarios, especializados en luchar contra magos, por ejemplo en la ambientación de Babylon 5 el cuerpo psíquico esta controlado por el propio cuerpo psíquico.

Bienes y servicios:
En la civilización debería ser posible encontrar muchos bienes y servicios especializados, a mayor población más facilidad, asimismo deberían encontrarse precios más baratos en productos manufacturados y especiales por una mayor competencia, pero serian más caras algunas materias primas e incluso la comida.

Oportunidades:
La civilización de alguna manera fomenta más el ascenso social por méritos que el medio rural. Suele ser más fácil conseguir trabajo y encargos varios, y el orden social basado en castas o clases sociales aunque pueda a seguir existiendo se diluye un poco

Peligros:
La sociedad civilizada alberga irremisiblemente bolsas de pobreza y criminalidad. Normalmente tienden a mezclarse en el mismo distrito. También es posible encontrar enfermedades exóticas traídas por viajeros.  Otro aspecto son los guetos y prejuicios raciales que son más numerosos en las zonas más pobladas.