01 abril 2011

Contexto narrativo: La frontera



Inspirado por esta magnífica entrada de la Frikoteca  se me ocurrió ahondar en el contexto de una zona fronteriza.
Una zona fronteriza es susceptible de albergar numerosas oportunidades de aventura y por esa misma razón creo que vale la pena hacer una reflexión sobre las características de una zona así, ya que muchas de las partidas que acabaremos jugando serán localizadas en este tipo de zonas (No tiene sentido que saliendo de la capital nos encontremos un dungeon que explorar libremente, a menos que seamos saqueadores de tumbas) y vale la pena que tengamos en mente algunas ideas de cara a describir la zona.  Además el concepto de zona fronteriza resulta multiambiental pudiéndose aplicar muchas de sus características a ambientaciones completamente dispares, desde juegos históricos medievales pasando por fantasía medieval, lejano oeste, steampunk, años 20 hasta la ciencia ficción.


La causa
Una zona fronteriza será un lugar que por una razón u otra ha sido colonizado recientemente. Sea por que se ha llegado a ella recientemente por un descubrimiento, por que fue asolada años atrás o por que es una tierra de nadie entre dos estados beligerantes o simplemente una zona lo suficientemente alejada o olvidada de cualquier centro de poder. Detrás está la civilización, llena de normas y controles y  delante de ella se encuentra o una zona salvaje y desconocida llena de misterios o peligros.

La población:
Colonos: El grueso de la población. Se trataría de personas que por una razón o otra no les importa asumir el riesgo de vivir en una zona fronteriza sea por escapar de la miseria, el hambre, conflictos bélicos o religiosos o cualquier otra razón.
Arrepentidos: También podemos encontrarnos personas en busca de una segunda oportunidad que tratan de olvidar sus pecados pasados y comenzar de nuevo. Pese a su aspecto de colono nunca se sabe en realidad a quien tenemos en frente. Por ejemplo en la película de Clint Eastwood “Sin perdón” nos encontramos a un granjero que acaba de perder a su esposa. Pero este granjero en realidad era un despiadado asesino que se reformó al conocer a una mujer. Así que hay que tener cuidado con quien se trata.
Quebrantadores de la ley: En una zona fronteriza los núcleos habitados se forman de manera espontánea, sin demasiadas planificaciones y la civilización con sus normas y fuerzas del orden siempre llega con retraso.  Esta ausencia genera una impunidad que atrae a todo tipo de personajes con pocos escrúpulos: bandidos, asesinos, contrabandistas, piratas etc. que se asientan en la zona por las posibilidades de lucro o simplemente por  huir de la justicia de zonas más civilizadas,
Aventureros y buscavidas: Personajes que se ven atraídos por las posibilidades de riqueza y oportunidades que ofrece la zona. así como personajes que deseen mantenerse por alguna razón o otra fuera de miradas o controles (como Obi Wan por ejemplo)

La ley y el orden:
Las comunidades fronterizas se van formando de manera espontánea y tienden a recelar de la ley del estado que acabará llegando amenazando sus logros, derechos, bienes o libertades y sangrándoles a impuestos. Los recelos por el uso de la autoridad hacen que el establecimiento de unas fuerzas del orden sea complicado y normalmente tardío llevándose a cabo en el momento en que es completamente necesario y muchas veces de manera temporal (una buen gancho de aventura). Esto permite que el hecho de poseer y llevar armas y armaduras, que en cualquier sociedad organizada es siempre restringido y mal visto (a menos que un arma sea un elemento de estatus social), ya que se trata de la única medida de protección personal que pueden tener, sobretodo en zonas aisladas. Tarde o temprano la ley llega, sea de manera autónoma, la comunidad se organiza, o impuesta por la civilización que acaba de llegando a la zona fronteriza.

Bienes y servicios:
La frontera de alguna manera atrae por alguna razón o otra. La oportunidad de conseguir posesiones como una tierra propia o la consecución de alguna materia valiosa. Debemos tener claro que motivo puede llevar a la gente a afrontar los peligros de la zona. Esto quiere decir que la zona normalmente tendrá una gran cantidad de algunas materias primas que cabe tener en cuenta.
Sin embargo una zona fronteriza se caracteriza por la escasez de otros bienes manufacturados o que deban ser transportados desde otros lugares. Esta escasez debe reflejarse en los precios y puede ser motivo de conflictos, a la vez que serán por su elevado valor en la zona ansiados por los forajidos. Todo esto nos puede dar varios motivos de aventuras: Un grupo de aventureros necesita cuerdas para poder investigar los túneles llenos de esperanza de riquezas de una ciudad abandonada, ¡pero no llegan las cuerdas! Nuestra nave esta varada por falta de combustible debido a que el ultimo cargamento ha sido robado... Se necesita a varios aventureros para proteger el envío de materias a la ciudad civilizada más próxima.

La llegada de la civilización:
Será lenta y mal acogida normalmente. Esta llegada implicará que muchos de los pobladores deberán renunciar a su estilo de vida o emigrar de nuevo, a parte de que traerá leyes, impuestos, control y nuevos vecinos. Claro que aportará beneficios, pero a muchos de los habitantes de la zona de frontera no los valoraran como algo positivo, a menos que realmente se vean en peligro.
Los primeros signos de su llegada serán guarniciones. Pequeñas unidades de tropas que se acantonarán en los lugares que consideren más valiosos o estratégicos. Los conflictos de intereses entre la población civil y militar también pueden dar de que hablar. Sus primeros objetivos serán proteger la zona y favorecer las vías de comunicación que han de facilitar la llegada de la civilización: telégrafo, ferrocarril, calzadas, espaciopuerto etc. Pese a todo muchas de las zonas quedarán desprotegidas durante un tiempo.

Otros peligros:
Además de la presencia de forajidos, otros peligros acechan a estas zonas. Conflictos territoriales, ataques de otros estados, animales salvajes ...