19 junio 2013

Reclamaciones


He estado jugando al CrusadersKings 2, un juego de estrategia ambientado en la Edad Media de Europa y el Mediterráneo. El objetivo del juego es jugar con una dinastía desde el año 1066 hasta el 1460. El juego en si está muy bien por muchas razones, sobretodo por que aborda la estrategia desde una perspectiva diferente que otros juegos de conquista y desarrollo de territorios, y por las diferentes facetas que aporta. Pero este no es un blog de videojuegos, es un blog de juegos de rol y de este juego, hay un aspecto que me ha gustado especialmente y quería comentar por que se puede utilizar fácilmente en partidas medievales o medievales fantásticas.


Pese a controlar una dinastía, también controlas unos territorios, y como no, puedes declarar guerras para conquistar otros. Pero a diferencia de la mayoría de juegos parecidos en Crusaders Kings 2 para poder declarar una guerra se debe tener un Casus Belli, de lo contrario no puedes hacerlo. Y esos Casus Belli son dos: guerra por religión o guerra por reclamación.

Dejando de lado las guerras religiosas, las guerras por reclamación sugieren que pese a que en los inicios de la Edad Media los conflictos bélicos entre diferentes Señores eran habituales, debían existir una serie de reglas que cumplir, algo que aportara cierta estabilidad y en caso de no cumplirlas probablemente un Señor podrías meter en grandes problemas ya que demostraría una ambición sin límites y probablemente el resto de Señores se aliarían para acabar con el infractor. Estas normas debían estar refrendadas y/o grarantizadas por una autoridad moral y/o política: ya sea el Papa, el Rey, o cualquier institución gubernamental (un conjunto de Señores etc..) En cualquier caso, para poder declarar la guerra a otro Señor de tu religión (no hereje, ni excomulgado) se debía hacer siempre en nombre de una Reclamación.

Una Reclamación, es el derecho de una persona a poseer un título y los territorios que conlleva el título: el título de Conde de Barcelona por ejemplo, y los territorios asociados (y los vasallos de su territorio). El hecho de tener derecho de reclamación no implica que se deba entrar en guerra forzosamente, sin embargo, al poseerlo se puede declarar una guerra evitando las injerencias o represalias de estamentos superiores u otros Señores. Claro que para declarar esa guerra, el reclamante tendría que conseguir el dinero y aliados suficientes para poder armar un ejército y lanzarse a la guerra, algo que no siempre es posible. Todo esto cobra especial relevancia en territorios donde el poder de la corona no es demasiado elevado y los Señores pueden declararse guerras entre ellos sin consecuencias.

Existen varios tipos de Reclamaciones:

Reclamación fuerte: Una reclamación debido a un parentesco directo con un poseedor del título, o el haber poseído el título en algún momento. Este tipo de reclamación podrá ser heredada por los hijos del reclamante. Por ejemplo todos los hijos (e hijas) del Conde de Barcelona tendrán derecho de Reclamación del Condado de Barcelona, y si el Conde de Barcelona, perdiera el territorio por una guerra (no necesariamente contra un pariente) o por que un Señor de más alto rango le revocara el título (con causa o sin causa) y debiera exiliarse a la corte de algún otro Señor también tendría el derecho a reclamarlo

Reclamación débil: Una reclamación heredada. El reclamante tiene algún tipo de parentesco con alguien que alguna vez poseyó el título, puede ser el nieto del Conde de Barcelona, o el hijo de un Conde de Barcelona destituido. Esta reclamación, no podrá heredarse si el reclamante no declara una guerra por el título (teniendo en cuenta que declarar una guerra le implica el riesgo de perder la vida o ser encarcelado al perder la guerra)

Reclamación de vasallaje: En el caso de que un vasallo del territorio que debería gobernar un Señor estuviera sirviendo a otro señor por cualquier causa, el poseedor del título superior puede reclamar que ese vasallo le sirva directamente. En este caso habría reclamaciones condales, ducales o reales. Es decir si resultara que el Barón de la villa de Manresa (dentro del condado de Barcelona) por alguna contienda anterior estuviera sirviendo al Conde de Lleida en lugar del Conde de Barcelona, este podría declarar la guerra de reclamación para que le sirviera a él directamente. En esta guerra evidentemente, se encontrarían por un bando el conde de Lleida y el Barón de Manresa y por el otro el conde de Barcelona. 

Reclamación falsa: Una reclamación que se consigue mediante documentos falsificados, sea registros de parroquias y nacimientos, árboles genealógicos, o derechos de antiguos títulos.

Todo esto significa un número elevado de nobles con derechos tengan tierras o no. Por ejemplo si el Conde de Barcelona se casa con la hija del Conde de Lleida, su hijo primogénito heredará el condado de Barcelona y el derecho a reclamar el condado de Lleida, el resto de hijos heredarán los derechos de reclamación de ambos condados. Estos reclamantes pueden estar en la corte de su Señor familiar y tratar de conspirar con los vasallos para que se rebelen y le apoyen en sus reclamaciones (a cambio de prevendas) o podrían exiliarse a otras cortes, tratando de convencer a otros señores que les apoyen en una guerra de reclamación, a cambio de alianzas, territorios, impuestos, vasallajes etc. Y el Señor de un título es consciente de lo peligroso que puede ser que esos reclamantes sigan vivos (sobretodo si tienen otros territorios, o dinero o buenos aliados) de manera que dormiría más tranquilo si al reclamante le pasara un desafortunado accidente. Y claro todas estas reclamaciones afectan a todos los niveles de nobleza desde barones regentes de un castillo y un pequeño territorio o una villa, condes con territorios superiores (y varias baronías a su servicio), Duques, con condes y barones a su servicio o incluso reyes...

Todo eso implica todo un caldo de cultivo para conspiraciones, asesinatos, intrigas, y conflictos armados que pueden servir perfectamente para conformar desde una partida hasta el escenario en la que se enmarca una, pudiendo los pjs ser reclamantes, los asesinos encargados de alguna tarea, los encargados de conseguir los papeles falsificados (o destruirlos), participar en una guerra de este tipo, conseguir pruebas de que un reclamante está buscando apoyos para declararle la guerra a su familiar etc.

Toda este sistema puede ayudar mucho en partidas históricas, pero también servir como elementos que embellezcan la metratrama de settings medievales fantásticos, que en demasiadas ocasiones dejan de lado los conflictos entre nobles, siendo precisamente una de las características más significativas de la edad media, y que incluso se piensa que las Cruzadas fueron ideadas por el Papa para tratar de reducir estas luchas intestinas.