16 noviembre 2010

Una nueva esperanza

El Affaire Telperion, que se inició así, continuó de esta manera y su conclusión fue ésta, ha sido un fenómeno digno de análisis y del cual creo que es positivo que extraigamos algunas conclusiones.

El contexto:
El contexto que marca el Affaire Telperion es un momento en que el acceso a la información y la comunicación son de una pasmosa facilidad. El tiempo desde que trascurre la noticia hasta que es publicada es breve y las reacciones son breves igualmente. La comunicación entre cientos de kilómetros es inmediata, fluida y barata y las posibilidades de organizarse mediante redes sociales son especialmente remarcables.





El conflicto:
No voy a hablar del conflicto en si, porque ya se ha hablado mucho, pero cabe remarcar que este conflicto, dentro de lo que cabe, es bastante inferior a otros que hayan pasado en nuestro país desde el asesinato del rol en el 94 hasta ahora. El punto en común de cualquier conflicto es que crea indignación. Y esa indignación produce un deseo de protesta que en el contexto anterior es posible organizar rápida y eficientemente.

Los actores:
Con los actores me refiero a los participantes del conflicto. En el Affaire Telperion los actores fueron clave.
Radio Arrebato: gestionó la comunicación del conflicto bastante mal, aumentando la indignación y por tanto la movilización.
Telperion: Kane gestionó perfectamente la comunicación informando y siendo respetuoso en todo momento y agradeciendo las muestras de apoyo.
Los oyentes: pese de una radio local los oyentes pertenecen a un colectivo que domina el contexto de internet 2.0, son una comunidad dispersa geográficamente pero muy bien comunicada.

Mis principales conclusiones:

La comunidad rolera ha madurado. A parte de los jóvenes, hay un gran número de personas de 30 y 40 años con diferentes perspectivas debidas a sus múltiples experiencias y profesiones y además hay una buena parte de ella que sabe  moverse en el contexto actual, sobretodo el de Internet 2.0. Esta madurez implica capacidad de organización y asociación rápida, establecimiento de objetivos, división de tareas etc. Pese a estar dispersos geográficamente y ser relativamente pocos es una comunidad muy volcada en Internet, ya que de esta manera se puede compartir la afición  más fácilmente que en el entorno directo.

La comunidad bloguera de la rolesfera supo sumar sus virtudes y trabajar en equipo. Unos llevaron la iniciativa, mientras otros aportaban un mayor número de público, otros su verbo fluido etc. (vamos una especie de tu haz de mago, yo de ladrón, y él de guerrero....)

Todo esto me lleva a pensar que el tratamiento informativo que se dio del asesinato del rol en el 94 hoy en día sería mucho más difícil que se produjera. Si un asunto como el Affaire Telperion hemos sido capaces de desmontarlo en 72 horas (y 24 de ellas en sábado). Un tratamiento informativo tan poco profesional e indignante como aquel también podría ser parado.

No podemos conformarnos con esta victoria. Después del asesinato del 94, siguieron realizándose ataques a nuestra afición (como la película Nadie conoce a nadie) y al menos en mi localidad en el diario local afirmaron que la policía sospechaba de un “juego de rol” por que unos mal nacidos mutilaron a unos perros de una protectora de animales cortándoles las patas delanteras con una amoladora (si, es cierto), y cualquier día en cualquier medio pueden volver a salir. Ese día deberíamos reaccionar de igual manera que esta vez.
   
El punto flojo, según mi opinión es que fueron pocas las editoriales que se pronunciaran públicamente, creo que sólo Ludotécnia, Trasgotauro, Maqui y El Autómata si no me equivoco (sí es así por favor corregidme, a Holocubierta y Demonio Sonriente no las cuento por razones obvias). Sin ánimo cainita,  me choca el desconocimiento del estado de la afición, (y eso quiere decir estar muy desconectado porque la imagen del post Ayer crecieron árboles azules por doquier es bastante sugerente), o si conocían los hechos la falta de reacción de la que hicieron gala. No está en mi ánimo atacarlas, pero en defensa del juego, ellas son las que más se juegan y creo que su papel debe ser muy importante y además debemos estar todos.

Ver que como comunidad virtual salimos reforzados y más unidos, y tenemos un referente a seguir la próxima vez que nos sintamos atacados (que esperemos que sean pocas veces más o ninguna), me hace sentir..... una nueva esperanza