16 marzo 2015

Exertas. Un ejemplo de las culturas: los Montañeses


Lo prometido es deuda. Hace dos semanas, hablando de la diversidad cultural y religiosa, os prometí compartir con vosotros una muestra del primer borrador sobre la descripción de las 9 culturas jugables en Exertas. He decido que la cultura sea la de los montañeses. Simplemente por que me pareció la mejor escrita. No es una versión definitiva. No se ha revisado ortotipográficamente ni se ha revisado el estilo. Simplemente es como he plasmado mi idea inicialmente, para que os hagáis una idea, para recibir críticas constructivas y por que esto es un diario de diseño. No seáis demasiado malos. También hay que destacar que otros detalles sobre cada cultura no se encuentran en la descripción, si no en la explicación de la historia u otros apartados. Esta es la descripción reservada para la creación de personajes.
Me gustaría también poderos ofrecer un dibujo de ella, pero aun no dispongo de él, aunque la foto no está mal... 


Creo además que es quizás la cultura más extrema, no os hagáis equívocos, otras son más "normales". Pese a todo, hemos intentado que las culturas secundarias no estén basadas en ninguna cultura real, o al menos totalmente. Claro que hemos cogido cosas de allí y de allá, pero no queríamos que se pudiera resumir una cultura diciendo "son como los X pero rubios". Ya me entendéis. Cabe decir que las culturas que provienen del imperio desaparecido si tienen un gran poso de la antigua Roma. 

Sin más dilación os dejo con la descripción.



MONTAÑESES

Los antiquos llaman montañeses a las tribus bárbaras que viven en los valles superiores e inaccesibles de las Montañas de Finemundus y Serradraconis, donde subsisten en condiciones de extrema precariedad. Ellos mismos se llaman bercs, que significa humanos en su lengua, y llaman jahli, sirvientes, a los demás pueblos.

Los montañeses viven desde antes de la fundación de Tarrak en las montañas. No suelen abandonarlas si no es en épocas de extrema escasez en las que se ven obligados a ir a tierras más bajas a realizar expediciones de saqueo para conseguir alimentos y retirarse al abrigo de las montañas rápidamente. No suelen viajar más allá de unos pocos valles e incluso tendrían problemas para entenderse con bercs de los valles más alejados. Esto supone que no tienen una conciencia de pueblo.

Los montañeses viven en pequeñas aldeas donde realizan una vida comunal trabajando todos por el bien de la aldea. Los líderes bercs son los cinco miembros más ancianos de la aldea, aunque eligen a un representante para dirigir saqueos, partidas de caza o cualquier otra actividad a la que no puedan asistir. Los montañeses no entienden muchos aspectos civilizados como la propiedad privada, la acumulación de riquezas, la intimidad, la mentira, los eufemismos, la estratificación social. Consideran los saqueos legítimos, si una comunidad no es lo suficiente fuerte para conservar los suyo es que realmente no se lo merece. No tienen una concepción del matrimonio. Una mujer elige a su pareja y la mantiene mientras ambos estén de acuerdo. El linaje es materno y las figuras paternas son los hermanos varones de la madre y no el progenitor.

Practican una agricultura muy básica y viven de la caza y la recolección sobre todo. Su tecnología está enormemente atrasada, en parte por la falta de recursos. Apenas tienen instrumentos propios de metal, y los que confeccionan son muy toscos. Siguen utilizando sobre todo la piedra tallada, madera y pieles apenas sin curtir. Conocen la escritura, pero es rudimentaria y la realizan mediante tallas en troncos. 

Los montañeses son extremadamente territoriales respecto a otras tribus bercs. Tratan de no dejarse ver debido a que los dragones de las montañas les cazan como alimento y los antiquos o yuc-valuz los capturan para ser vendidos como esclavos. No es extraño ver esclavos montañeses por toda Antiqua, sobre todo en trabajos pesados. Algunos se han ganado la libertad y se han asentado, aunque la mayoría suele volver a sus tierras.

Adoran al Sol y la Luna y creen en unos horrores que son una visión arcaica y terrible de los Viejos Dioses. No tienen sacerdotes, aunque escuchan las enseñanzas de los ancianos que han vivido una vida honorable. Los montañeses que se adentran en Antiqua, ven con espanto que los horrores son reverenciados. Sus costumbres funerarias consisten en descuartizar a sus muertos y depositar los restos en los bosques para alimentar a las bestias y el terreno para que puedan seguir ayudando a la comunidad. 

Los montañeses son de complexión recia, de baja estatura, con piernas cortas, brazos anormalmente largos y rasgos simiescos. Su característico pelo rojo, que suelen llevar largo y despeinado, y su abundante vello facial los hace fácilmente reconocibles. Visten con pieles sin apenas confección, aunque aprovechan el material que puedan haber saqueado o robado tanto en vestimenta como en herramientas o útiles para el combate. 

Los montañeses son generosos, agradecidos, sinceros, respetuosos y valientes. También son temperamentales, supersticiosos, impresionables, ingenuos, y desconfiados o temerosos de los extraños. Su lealtad a su poblado solo es superada si contraen una deuda de vida. Si alguien consigue salvarles la vida permanecerán junto a él hasta poder devolverles el favor, quiera o no quiera su salvador. La dura vida en los valles de montaña ha hecho a los bercs extremadamente sigilosos, resistentes y hábiles trepadores. 

Los montañeses no tienen figuras históricas que reverenciar, aunque respetan a sus ancianos y en todos los valles comparten la figura mítica de un ancestro liberador, al que llaman Ukombozi, que los llevó desde el territorio de la oscuridad hasta el dominio del sol y la luna. 

Limitaciones: Los montañeses no pueden ser eruditos o magos.

Proezas especiales

Sigilo montañés: El personaje ha aprendido a moverse con extremo sigilo para no ser detectado. +2 Sigilo en terrenos montañosos.

Trepador montañés: El personaje es un experto trepador, aun sin herramientas o en las más adversas condiciones climatológicas. El personaje puede ignorar las penalizaciones por climatología o falta de herramientas para trepar por cualquier superficie. 

Nombres: Los montañeses no utilizan apellidos.

Nombres masculinos: Ayem, Ame, Banda, Bindi, Chansa, Kand, Kuso, Lubo, Manda, Mida, Punga, Rôf, Weli, Wiro, Zano.

Nombres femeninos: Ako, Bal, Besh, Chila, Defi, Febia, Kimb, Kolu, Muly, Mun, Obaya, Pingo, Soko, Uola.


¿Y bien? ¿Alguna idea de mejora?