02 marzo 2015

Exertas: Diversidad cultural y religiosa


Continúo desarrollando Exertas. Actualmente estoy redactando los capítulos de ambientación, utilizando como modelo este post que encontré por ahí sobre wordbuilding, es decir creación de mundos. Exertas va más allá de los alzados, imaginar un mundo con solo un problema o fuente de conflictos nos parece algo pobre. Así que es necesario crear la organización política y religiosa de la ambientación. Pese a que en Exertas se hace una descripción de una zona pequeña de Onira, el mundo de juego, y se comentan someramente varios países el manual se va a centrar en uno de ellos: Antiqua.

El planteamiento del juego era medieval (aunque poco a poco hemos ido retrocediendo a una época a caballo entre la edad clásica y la edad oscura) y tomamos como referencia que la caída de un imperio fragmenta terriblemente el territorio. Por eso decidimos crear un país pequeño, del tamaño de la Corona de Aragón cuando dominaba Aragón, Cataluña, Valencia y las Baleares, 240.000 kilómetros cuadrados. 

Otro de los aspectos que nos planteamos es que no queríamos que cada país fuera una caricatura de un estado, un país-tópico, uniforme, simplista e infantil. Como no podía ser de otro modo el país no podía ser un estado-nación, es decir es diverso, complejo y heterogéneo. Eso implica que dentro del propio país conviven diversas culturas, como ha pasado históricamente, y que aunque haya una dominante, esta aún no ha conseguido asimilar y anular del todo las otras. Esa heterogeneidad es fuente de conflictos, y los conflictos son el combustible de muchas partidas, así que no podíamos dejar de tratar de reflejar esa diversidad cultural en Antiqua. 

En nuestro caso decidimos que fueran siete culturas las que conviven juntas, y que además hubieran individuos de otras dos más. Pueden parecer muchas, pero si tenemos en cuenta que en la Corona de Aragón podíamos encontrar aragoneses, catalanes, berebers, árabes, judíos, normandos, castellanos y francos fácilmente, no es una exageración y no hablo de las pequeñas comunidades de agotes (o cagots) del pirineo... La demografía de un país en ese momento tenía que ver poco con una etnia o cultura si no con propiedad de las tierras que pertenecían a las diversas familias por conquista, matrimonio, etc..

En nuestro caso, Antiqua, tenemos a:

Los antiquos, los habitantes que provienen del antiguo Imperio de Tarrak (tarrakios). La cultura dominante.

Los gansanos, descendientes de mercenarios a los que recompensaron con tierras para favorecer la repoblación. Actualmente casi asimilados culturalmente.

Los yuc-valuz, los habitantes de una región conquistada hace siglos, poco “tarrakizada”, aunque han adoptado bastantes cosas como el idioma tarrakio.

Los khetios, habitantes de un territorio de otra cultura ocupado recientemente (los últimos 50 años). 

Los coelis, un pueblo nómada expulsado de sus tierras de origen hace siglos.

Los alatravos, que provienen de una ciudad-estado vecina. Descendientes también de tarrakios pero con algunas diferencias culturales significativas.

Los noveccios que se han refugiado en Antiqua por un conflicto religioso en su país.

Los lakaxios que residen en delegaciones comerciales y con otros intereses.

Y los montañeses, los habitantes de los valles más remotos e inaccesibles de las montañas. Una etnia poco numerosa con una cultura arcaica.


Algunas de ellas se localizan en lugares específicos (khetios, yuc-valuz, gansanos y montañeses) y otras aunque poco numerosas están repartidas por todo el país. En un próximo post compartiré con vosotros una primera aproximación a la descripción de una cultura. Sin corregir, ni editar, más que nada para que os hagáis una idea y me déis ideas.

Pero la heterogeneidad de un país no acaba en las culturas. Uno de los más grandes catalizadores de conflictos del mundo ha sido y es la religión y consideramos que así debíamos reflejarlo también en nuestro setting. En Antiqua conviven diversas religiones. Algunas totalmente diferentes unas de otras, pero incluso en la mayoritaria conviven diferentes interpretaciones, creencias y actitudes fanáticas. Incluso hemos incluido un punto de sincretismo religioso en la religión principal que ha añadido elementos externos. Las diferencias religiosas aumentan incluso más si ampliamos la imagen de Antiqua a los países enunciados en Onira. 

Volviendo a Antiqua encontraremos: 

La religión oficial: Con elementos de sincretismo religioso, politeísta y aunque con una influencia política baja, tensiones para conseguir aumentarla. 

Religiones diferentes: propias de otras culturas inmigrantes (los coelis) o tradicionalmente aisladas (los montañeses)

Una creencia diferente de la religión oficial: que añade un nuevo dogma. Pese a creer en los principios de la religión oficial la secta religiosa de la Hermandad del Segundo Alzamiento ha llegado a la conclusión que el convertirse en alzado tras morir es alcanzar la inmortalidad, un regalo de los dioses. Algo a lo que respetar. Y sus feligreses se niegan a que sus cuerpos, una vez mueran, sean sometidos a rituales que eviten que se conviertan en alzados.

Una creencia radical derivada: Que son una secta radicales dentro de la Hermandad del Segundo Alzamiento. Consideran que la voluntad de los dioses es que el mundo sea de los alzados y están dispuestos a acelerar el proceso. Esta secta está prohibida e incluso es criticada por la Hermandad del Segundo Alzamiento que se define como “una religión de paz”


Y si esto no os ha parecido suficiente como fuentes de conflictos también hay referencias a política exterior de países, diferentes creencias políticas, facciones disputándose el poder e incluso un enemigo interior.