07 febrero 2011

Motivación y rol


¿Motivación y rol? A priori pensaréis que se me ha ido la olla a la hora de escribir esta entrada, pero por favor leerla antes de juzgarla.
Es evidente que todos vosotros estáis motivados cuando jugáis a rol, vamos, que lo hacéis voluntariamente y así es. Mi idea va un poco más allá.
Conocer los entresijos de la motivación es bastante útil para muchas actividades y oficios, desde responsables de grupos (de trabajo o voluntarios) hasta maestros. Motivar a los participantes en una actividad puede marcar la diferencia entre algo rutinario y algo magnífico. Es por ello que creo que a cualquier master (que ocupa un lugar de líder bien entendido dentro de la mesa de juego) le puede ir bien reflexionar un poco sobre la motivación.

Si te estas haciendo la pregunta ¿en que puede afectar la motivación en mi mesa de juego? Aquí tienes algunas respuestas, tener al grupo motivado permite:
Evitar  partidas o campañas dejadas a medias, aumentar la diversión, mejorar la forma de jugar, aumentar el compromiso de los jugadores (asistencia, puntualidad etc.), entre otras cosas. No es poca cosa ¿no?

Porque no nos engañemos, hay situaciones que pueden desmotivar a jugadores: todos tenemos juegos o ambientaciones que nos gustan más y menos, los jugadores pueden recibir “golpes” como la pérdida de un personaje, objeto o fracasar en alguna parte de una campaña, partes de una partida que no conectan con los jugadores, cansancio de jugar una campaña larga, etc.

En la wikipedia encontramos que la motivación son los estímulos que mueven a una persona a realizar acciones y persistir en ellas para su culminación. Este termino esta relacionado con voluntad e interés. La motivación exige necesariamente que haya alguna necesidad que puede ser entre otras cosas de placer (como el caso que nos ocupa). La motivación es el lazo que lleva a esa acción a satisfacer esa necesidad o conveniencia, o bien, a dejar de hacerlo.

La motivación puede ser debida a factores intrínsecos y factores extrínsecos. Los primeros vienen del entendimiento personal del mundo y los segundos vienen de la incentivación externa de ciertos factores. Los primeros por tanto se extenderán ampliamente en el tiempo y el efecto de los segundos es más breve.

Debemos partir de que todos los jugadores ya sienten alguna motivación en el momento en que se sientan a jugar, partimos de la base de que cuando jugamos a rol ya realizamos una actividad que nos gusta. Por tanto la motivación intrínseca a priori se supone en todos los participantes: jugar a rol.

Pero como en todo siempre hay diferentes grados de motivación a la hora de realizar esa actividad y pese  a que habrá jugadores a los que simplemente jugar ya les catapulta a altos grados de motivación habrá algunos a los que no tanto.  Aquí entran los factores extrínsecos de motivación. Que vendrían a ser los estímulos que tu como master puedes utilizar para mejorar la motivación de tus jugadores.

Para poder estimular a  tus jugadores es muy aconsejable tanto realizar un pacto de expectativas de tanto en tanto, como mantener un diálogo continuo con ellos e introducir dinámicas que les permita participar en la narración. De manera que puedas adaptar tu estilo de dirección, contenidos de la partida, dinámicas etc. de manera que todo el grupo este contento.

También se puede motivar a los jugadores mediante un buen uso de los recursos narrativos, jugar flashbacks del pasado de un personaje puede conseguir que el jugador aumente su motivación, acabar las sesiones con un cliffhanger (una escena que les genere expectación).

Otra técnica de motivación es colmar aspiraciones personales del jugador respecto a su personaje. Evidentemente no todas, ni de manera exagerada ni tampoco de manera fácil. Si un jugador se muere por conseguir una espada mágica ofrécele la oportunidad, hazle un capítulo pequeño para conseguirla. Claro que para poder saber que desea hay que estar pendiente del personaje y dialogar con el jugador sobre el pj.

Otra  técnica que personalmente utilizo en mi campaña larga ha sido regalarles cosas que tengan que ver con la partida, desde buscarles ilustraciones que reflejen a sus personajes, hacerles yo mismo un punto de libro y este ultimo año les regalé miniaturas de sus personajes. (eso si, llevamos casi 4 años de campaña...)
¡Lo que me costó encontrar una figura con un mono! Fijaos que el de la derecha lleva una txapela ya que su Pj es vasco

También puede ser motivador introducir en sesiones cosas externas relacionadas con el juego desde una botella de hidromiel sacada cuando rolean el descanso en una taberna, un Pedro Ximenez si están roleando por la Sevilla del siglo de oro o invitarles a cenar pasta con albóndigas antes de jugar una partida de gángsters.

Otra técnica que he utilizado es crear un trailer que enviar a los pjs durante periodos de descanso de la campaña.

Seguro que vosotros tenéis otras técnicas

Es importante por eso mismo observar a los jugadores, tratar de captar su estado de ánimo y poder ofrecer a cada uno lo que necesita en cada momento, incluso podría darse el caso de que en alguna sesión debieras relajar el nivel de exigencia del juego si percibes que algunos jugadores están estresados! 


Prestar atención a esos detalles es una buen ejercicio y los jugadores lo agradecen y se traduce en multitud de aspectos dentro y fuera del juego.