14 febrero 2011

El villano en el rol


 “la grandeza de un hombre se mide por sus enemigos

El aforismo anterior puede aplicarse también a las narraciones. Una buena narración mejora siempre con la presencia de un buen villano, un buen enemigo. Sauron, Darth Vader, Joker, Morgana, Richelieu, El Kurgan (los inmortales), alien, Goldfinger, el Tiburón, Milady de Winter, Fu Manchú, Drácula, Magneto, Long John Silver, Lex Luthor, terminator, el agente Smith, Fray Emilio Bocanegra, Malamadre son varios ejemplos ... es normal entonces que para nuestras partidas queramos introducir un personaje villano memorable y los jugadores agradecerán enfrentarse a él. ¿Cómo lo podemos hacer?

El reflejo del héroe:
Dale tanta importancia como les dan tus pjs a sus personajes. Dedicale a la creación de su ficha un buen rato, como si fuera un personaje que vayas a llevarlo tu.


El origen:
Muchos de los buenos villanos tienen un origen muy bien definido que les marcan motivaciones. De los nombrados anteriormente excepto Richelieu todos conocemos su origen (y en los 3 mosqueteros conocemos el origen de Milady de Winter, otra villana memorable). Dedicale tiempo también a crearle una historia coherente.

La personalidad:
Si ya hemos comentado que un villano es el reverso de los pjs y en este les pedimos que nos expliquen como es su personalidad es justo que hagamos lo mismo con el villano. De esta manera evitaremos crear villanos clónicos y tendremos guías de cómo actuar en caso de una respuesta inesperada de los pjs. Para esto sirve la misma ficha de personalidad que propusimos para los jugadores.

Un estilo:
Conseguir un estilo específico para el villano es un elemento esencial. La armadura de Vader, la sonrisa del Joker, o la indumentaria de cardenal de Richelieu, la pierna cortada de Long John Silver, o la sonrisa del Tiburón.



Un buen nombre:
Es básico, Fray Emilio Bocanegra, Darth Sidius, El Kurgan, Malamadre... estrujaos el cerebro para encontrar un nombre que inspire “algo”. (Mi último villano es un espadachín llamado Victor Verdugo, por ejemplo, solo el nombre ya da miedo)

Retrato de Victor Verdugo
Una característica propia:
El resollar de Vader, la risa demente del Joker, la frase de Fu Manchú (El mundo volverá a saber de mi), la manera de retorcerse el cuello del agente Smith antes de pelear...

Otros detalles:
Una música que le acompañe (quien puede olvidar la Imperial march de  Vader)
A esta dejala ir ...

Como jugar con él:
El gran error es que si bien en otro tipo de narraciones el villano se puede presentar en situaciones en que no compartan escena con los protagonistas en el rol puede hacerse en contadas ocasiones. En el cine o la literatura nos muestran al villano en escenas sin los protagonistas y podemos conocerlo, saber de el, descubrir su origen y motivaciones y así conocerlo fascinarnos con él y odiarlo/amarlo incluso. Si seguimos los pasos anteriores, y conseguimos crear un buen villano pero los jugadores simplemente lo conocen en la escena final y apenas tiene tiempo de hacer un monologo ¡o ni eso! Sólo podrá aspirar a pasar a vuestra historia rolera particular por la dureza del combate, un asunto menor y todo el esfuerzo anterior no sirve para nada, además que los personajes de los jugadores quedan "enpequeñecidos" al no tener con quien medirse.

Es por eso que para tener un gran villano debemos “presentarlo” a los pjs, debe aparecer repetidamente y suponer peligro y fastidio para los jugadores. Para conseguir esto hay que conseguir una presentación y atmósfera adecuada del villano, buscadle una música específica para él y describidlo bien conforme a los parámetros explicados anteriormente. Los pjs deben aprender a odiarle (y quererle). Debemos dar la oportunidad de que lo investiguen, consigan detalles de él, como llegó a ser lo que es y porqué.

El villano puede evolucionar, como tus pjs no se está quieto hasta que acabe la historia, no temas en aumentar  sus características aunque hay que prestar cuidado en no convertir al villano en invulnerable, porque cualquier jugador aspirará a matarlo en cualquier encuentro, hazlo poderoso, muy poderoso, pero humano, que sufra contra los jugadores aunque estos no tengan posibilidades de matarlo, de otra manera simplemente frustraras a los jugadores, además todo villano mejora con una cicatriz hecha por tus jugadores o con una pasmosa capacidad para sobrevivir (¡e injertarse partes artificiales!). Y si muere de manera fortuita, pues crea a otro y punto.

El villano ha de poder ganar. Hagas lo que hagas, lo que convierte a un villano en el villano definitivo es que gane. Si tus jugadores pierden contra un villano tendrán un momento frustrante, pero convierte ese problema en una oportunidad. Espolea su sed de venganza y dales la oportunidad de revancha. Esa derrota les escocerá durante tiempo, pero hará inmortal al villano. Organiza una nueva partida o campaña en contra de él. En mi experiencia personal hace diez años que estoy esperando patearle el culo a un vampiro árabe llamado Abdel Hazir que nos ganó en una partida. En mi grupo no hemos olvidado nuestra derrota...