17 octubre 2012

Concretando un sandbox (parte V)



Con todos los pasos anteriores realizados empezamos la parte realmente importante: jugar.
El proceso de concretar el sandbox y el setting sigue a medida que se va jugando. Si bien hay personajes, localizaciones, facciones y otros muchos detalles del sandbox que el director puede preparar anteriormente con libertad, en mi caso me encontraba que algunos de ellos los modificaba durante la partida, pero es que además también aparecen nuevos aspectos del setting durante la partida sea por improvisación del director o por que los jugadores, que están comprometidos con el proceso de creación, deciden introducirlos en escenas, conversaciones o mediante puntos FATE.

Si dirigir una partida con clima, un montón de pnjs, y con todas las opciones abiertas ya es complicado,  tener que inventar a veces antes de la partida, a veces durante, un trasfondo del setting, anotándolo todo, para que quede registrado resulta agotador. Por esa razón empezamos a buscar maneras de organizarnos mejor:

Uno de los jugadores se encargó de ser el secretario y apuntar todos los datos nuevos que aportaban jugadores o el director mientras la partida iba en marcha, de manera que todo quedaba anotado y de esa manera se puede ir anotando en la wiki.

Otro aspecto es que los jugadores (y yo mismo) en ciertos momentos tratamos de introducir nuevos datos de trasfondo, un pueblo, una ciudad, un personaje, etc. A veces inventar un buen nombre resulta complicado, así que imprimí un folio con multitud de nombres de persona y localizaciones que nos ayudaran a agilizar ese proceso.

La idea de seguir creando de manera colaborativa sigue adelante. Si los personajes deciden cambiar de localización por cualquier motivo, o por que la aventura en la que se han embarcado les llevara a otro lugar. En el momento de llegar la partida se parará para empezar una nueva sesión de creación colaborativa al estilo de la primera sesión, sea por una nueva zona explorada, o una nueva ciudad visitada.  

Entre sesión y sesión, o al principio de la sesión de juego solemos comentar los aspectos del setting que han ido apareciendo, ajustándolos de manera que nos queden más redondos.

Y personalmente para ir introduciendo leyendas, historia, y trasfondo del setting aprovecho los artistas, juglares, o historias alrededor de un fuego para detallar capítulos del setting durante la sesión de juego, y he animado a los jugadores a que hagan lo mismo, como sus propios personajes, o asumiendo el papel del que explique las historias. De esta manera se va enriqueciendo el trasfondo gradualmente. También animo a los jugadores a que preparen escenas relativas a sus personajes en que se detallen costumbres de su cultura.

Paralelamente, como director, debía poder ofrecer a los personajes partidas de diversos tipos, podría haber optado por módulos editados, pero personalmente disfruto mucho más del proceso de creación además del tiempo de juego, así que decidí empezar a buscar fuentes de inspiración en comics, series y películas. Opté por empezar a releer viejos comics de Conan buscando escenas o tramas que me pudieran interesar, y aunque algo saqué, de donde realmente me vino la inspiración fue de Firefly y de algunos westerns, normal, luego pensé ya que son historias localizadas en fronteras.



Me paré a pensar que muchas de las historias que sabemos del avance de la frontera de los Estados Unidos a través de Norteamérica, fueron documentadas y se han narrado posteriormente, pero que el fondo de muchos de los conflictos que ocurrieron debían ser relativamente parecidos durante la edad media en el avance de las fronteras de los diferentes reinos medievales: repoblaciones, conflictos económicos, rechazo ante el avance de la civilización etc. De manera que con los westerns clásicos de toda la vida se podrían realizar adaptaciones y tener multitud de aventuras medievales fantásticas cambiando pocos detalles, como grandes ganaderos por nobles, o los indios por orcos, o pistoleros por guerreros... De esta manera es posible incorporar dinamismo y conflictos entre la población de colonos, y que las aventuras no se traten solo de dungeons o tramas de poder de facciones sino también impliquen a la población. Es posible hacer divertidas aventuras con westerns clásicos como Caravana de Mujeres, Valor de Ley, Solo ante el Peligro e incluso El bueno el feo y el malo  o adaptar la guerra del condado de Lincoln donde se hizo famoso Billy el niño, como una disputa entre dos nobles menores en lugar de dos terratenientes. Tras unas cuantas historias reales adaptadas a la población de Wybira, podía empezar el siguiente paso: empezar a realizar el mapa local.






Índice