25 octubre 2011

Gestión de la mesa de juego: Introducción



Cada vez que se juega a rol se reúnen en una mesa un grupo de personas. Cuando esas reuniones se convierten en estables, esas personas se convierten en un grupo de juego o mesa de juego. Como todos los grupos tienen una naturaleza, unas reglas no escritas, un estilo de juego y unas dinámicas, diferentes a cada grupo. Además las mesas de juego tienen uno o más objetivos. Pese a que haya muchos grupos similares, cada uno es diferente de los demás, funciona diferente y se gestiona diferente. El objetivo normal de las mesas de juego (jugar a rol) se cumple, pero la gestión de la mesa de juego, entendida como implementar dinámicas que potencien las posibilidades de la propia mesa, normalmente se olvida, no se es consciente de que se puede gestionar y por tanto afianzar y mejorar tanto las dinámicas de la mesa de juego cómo el juego en si mismo.

Las reglas, estilo, naturaleza, objetivos y dinámicas (o funcionamiento interno) no son fijas, normalmente algunas van variando a través de los años por distintas razones, desde la entrada de nuevos elementos al grupo, como por una simple evolución de este con los años y otras se quedan fijas durante mucho tiempo.

¿Quién es el responsable de la gestión de la mesa de juego? A priori nadie, cada mesa de juego es un grupo de iguales y nadie está por encima de los demás, pero cada  grupo y por tanto mesa de juego tiene una dinámica y en cada una de ellas uno o varios ostenta un liderazgo más o menos acusado durante un tiempo. Éste liderazgo, además puede ir variando por el paso del tiempo o la inclusión de nuevos individuos en la mesa de juego. Sin querer establecer un axioma me atrevería a decir que generalmente aquellos que lideran la mesa de juego son los directores de juego. Eso no les convierte en los responsables de la gestión de la mesa de juego, por que finalmente son todos los jugadores los que participan en la propia gestión y la definen, simplemente señalo que ellos pueden estimular que el grupo debata sobre ellos mismos.

¿Por qué  es importante la gestión de la mesa de juego? Por muchas razones. Una buena gestión de la mesa de juego previene rupturas del grupo, el abandono de jugadores o de toda la mesa de juego, dependencias negativas para la propia mesa,  la desmotivación, la falta de compromiso, el choque de expectativas, el mal reparto de las cargas económicas y el anquilosamiento de normas del grupo, estilo y dinámicas. En definitiva, una buena gestión de la mesa de juego preserva y potencia la vida del grupo y mejora la experiencia de juego. Y pese a todo es la gran olvidada de todas las mesas de juego normalmente.

¿Porque debe velar una buena gestión de la mesa de juego?

-          Por tratar de satisfacer las diferentes expectativas de los miembros de la mesa.
-          Por repartir las responsabilidades con la mesa de juego
-          Por conseguir un equilibrio de dirección en la mesa
-          Por garantizar la continuidad de la mesa de juego
-          Por tratar de conseguir un buen número de jugadores
-          Por establecer unas normas económicas de la mesa
-          Por establecer una política de material común
-          Por conseguir un consenso de estilos de juego
-          Por establecer unos mecanismos de comunicación interna asertiva y productiva
-          Por conseguir una buena motivación 
-          Por conseguir el compromiso de todos los miembros
-          Por evitar malas dinámicas
-          Etc.

La gestión de las mesas de juego es una asignatura pendiente de muchos grupos roleros, y que adquiere más y más importancia a medida que pasa el tiempo, para garantizar la continuidad de la mesa  de juego. Los roleros veteranos hemos visto mesas enteras abandonar la afición por no gestionarse bien y que roleros se queden sin posibilidades de juego. Los roleros somos personas con nuestros defectos y virtudes y no establecer mecanismos de comunicación asertiva entre nosotros puede hacer que actitudes que en un principio nos parezcan irritantes con el tiempo se vuelvan insoportables, si no se abordan con valentía, calma y buena voluntad.

Así que os animo a que vosotros mismos analicéis las dinámicas de la mesa de juego y abordéis las que no os son del todo satisfactorias.