07 septiembre 2012

¿Un congreso rolero?


En la mayoría de actividades el intercambio de opiniones produce siempre resultados positivos. Lo que una persona dice puede ser contrastado y mejorado, e incluso puede inspirar una idea diferente también interesante. Todo ello acelera el progreso y el avance en cualquier campo. Este blog es un ejemplo de ello, seguramente hay gente a la que he dado ideas, y vuestras opiniones en los comentarios ayudan a mejorar las mías y más de una vez un comentario me ha inspirado una entrada entera. Evidentemente internet nos ha ofrecido excelentes herramientas de intercambio, desde las listas de correo hasta las redes sociales actuales, pasando por los foros. Y mediante esas herramientas se intercambian opiniones y se debate. Las redes socials sirven para mucho más que seguir a tus amigos, sirven para crear una red social que puede ser en base a un interés común y aunque parezca algo evidente no es un uso mayoritario. Personalmente he conseguido establecer una con un centro de interés basado en el rol y resulta bastante útil en muchos momentos debido precisamente al intercambio de opiniones. 


Pero para maximizar el potencial que ofrece el intercambio de opiniones es necesario debatir de forma presencial, ordenada y organizada, lo que viene a ser, cuando se habla sobre una temática concreta un congreso, o un simposio. Estos tipos de actos han mostrado su utilidad en diversos campos: científicos, empresariales, políticos, etc. y no suelen acabar con flames ni gente enfrentada.

Este verano he visitado un par de jornadas roleras, y ya comenté en su día los beneficios que nos pueden aportar así como de qué manera puede influir positivamente la presencia de jugadores veteranos jugando. Otro fenómeno que estoy viendo en las jornadas es que se están utilizando para desvirtualizar gente de las redes sociales y se organizan debates improvisados e intercambios de opiniones muy interesantes donde cada uno expone sus ideas, generan ideas nuevas, sirven para tomar el pulso de la afición e incluso dan ideas de partida. Lo que viene a ser pequeños “congresos”, pero que a veces es difícil seguir todos los hilos debido a la propia informalidad de las charlas. 

Hace casi un año y medio que hice un llamamiento a unas jornadas de rol que incluyeran actividades más allá de la propia acción de jugar. Que se hablara de los juegos de rol como objeto y se aprovecharan los beneficios que puede generar para la propia afición una actividad así. Fue en esta entrada y en esta otra, concretamente, vamos que no me subo al carro de nada. Los miembros de la Marca del Este, se han querido lanzar a hacer algo diferente (quizás parecido a aquello que proponía) compatibilizándolo con partidas también y con la presentación de su nuevo suplemento, la caja verde, haciendo un llamamiento a los bloggers roleros para celebrar un encuentro. 

Los de la Marca no tienen un troll pero si un orco ¿Como resistirse?
Se que los bloggers no somos representativos, ni creamos tendencia, ni siquiera somos muchos, ni la mayoría nos reconocerían si pasaran al lado nuestro por la calle, pero alguno escribe cosas que a mi me parecen interesantes, y además estoy convencido que hubieran acudido mucha gente sin blog con tanto o más a aportar que aquellos que tenemos uno. Y me consta que ya estaban recogiendo ideas de actividades, personalmente yo propuse mesas redondas con temáticas concretas (rol y paternidad, rol y nuevas tecnologías, creación de juegos, el renacimiento de la vieja escuela [OSR], etc.), ponencias varias (como esta por ejemplo), un debate sobre el estado de la afición donde participaran editoriales, asociaciones, tenderos, roleros internetizados y roleros sin internetizar. Un debate en el que se opine de todos los aspectos que rodean a la afición como los que se hacían en el antigua programa de Radio Telperion. O incluso una partida en vivo con gente conocida del mundillo, algo como esto. Pero las posibilidades son infinitas, quien sabe, hasta el año que viene se podrían llegar a entregar los Premios Poliedro! Estoy convencido que si se llegaran a organizar todas esas actividades, y cualquier otra que creyeran conveniente, acabarían siendo participativas y todos los presentes opinarían enriqueciendolas más. Convirtiéndose esas primeras jornadas roleras y blogueras en el primer “congreso” rolero del país. Un encuentro que seguro resulta interesante tanto para aficionados como para las empresas. 

No se si se acabarán realizando las jornadas, ni siquiera si la idea de tienen ellos es parecida a la que tengo yo, pero estoy convencido que los miembros de la Marca estarían abiertos a escucharme a mí y a todo el mundo, como siempre, y estoy convencido de que muchos lectores habituales de la Marca se hubieran ofrecido a ayudar en lo que pudieran aportando no solo para que las jornadas fueran un éxito y los asistentes las disfrutaran sino que también aquellos que no pudieran asistir mediante streamings o grabaciones de video.

Todo ello además provocaría desvirtualizaciones e incluso contactos nuevos entre los asistentes (bloggers o no), ayudando a tejer una red de roleros más tupida, más comunicada y organizada. 

Todo ello, enmarcado en una ciudad devastada por un terremoto, en medio de una atroz crisis económica y (según parece) abandonada a su suerte después por las administraciones, de manera que la presencia de los aficionados que viajaran a Lorca a pasarlo bien de paso hubiera dinamizado algo la economía local ayudando a su recuperación. Una acción solidaria que da valor añadido a la asistencia a esas jornadas. Pasarlo bien y ser solidario a la vez no es tan fácil de conseguir.


Después se haría una fiesta llamada Chainmail Bikini Party. Todo en base a una broma inocente (lo se, por que estaba allí cuando se hizo en las jornadas de Gandía). Resulta algo triste que el nombre de esa fiestas fuera más importante que todo lo anteriormente escrito en esta entrada. Pero tampoco quiero remover más el tema. Creo que el hecho de que se centrara el debate en el nombre o en las actuaciones que hicieron replantear la decisión a la gente de la Marca en lugar de las posibilidades del encuentro tampoco fue acertado. 

Desde aquí simplemente me gustaría animar a los miembros de la Marca del Este a que siguieran adelante con ello y ofrecer mi colaboración en lo que pueda ayudar y en el caso de que al final se realicen, animaros a todos a acudir. Al fin y al cabo La Marca (Lorca) nos necesita.

Y para finalizar una muestra de orgullosas visitantes de las Gen Con, la convención rolera por excelencia: