17 agosto 2012

La veterania en los juegos de rol



Esta entrada corresponde al Carrusel Bloguero de Juegos de Rol del mes de Agosto. El tema es La veteranía en los juegos de rol y el anfitrión es el blog de El Rol de Siempre Online.

En la mayoría de actividades la veteranía es un grado e incluye una gran experiencia que se refleja en tener un buen número de conocimientos, procedimientos y la reflexión de haberlos practicado y confrontado con la realidad, de manera que la aplicación práctica otorga conocimientos o mejora habilidades que permiten que una persona domine mejor una actividad.  En el caso de los juegos de rol no es siempre así, e incluso es lo contrario.


Una de las condiciones que hace de la veteranía algo variado es la práctica en  diferentes condiciones y muy a menudo con diferentes personas que van cambiando a lo largo del tiempo. Esa diversidad de condiciones y de personas que interaccionan con el sujeto que practica, reflexiona y aprende son elementos capitales en que la veteranía aporte un extra sobre la actividad, normalmente más importantes que la simple repetición de un proceso.  En los juegos de rol la tradicional endogamia de los grupos elimina las diferentes condiciones y la diversidad de personas limitando el intercambio de ideas, opiniones estilos, objetivos personales, nuevos sistemas, pudiendo, en casos extremos, a que la veteranía se traduzca en un mero conocimiento extenso de unas reglas antiguas.  Por esa razón la veteranía por si sola en los juegos de rol no me parece a priori demasiado importante y  animo a todos a abrir o visitar otras mesas de juego o jornadas, y a analizar y experimentar en las partidas. Como alguna vez ha comentado José Manuel Real de The Roach Room: “el rol es una actividad que si no se abre, corre mucho riesgo de fagocitarse a ella misma”

Otro aspecto que me hace desconfiar de la veteranía en los juegos de rol es ciertas afirmaciones sonrojantes que a veces he oído en algunos círculos de gente que por haber jugado años a rol lo equiparan a experiencia para crear un sistema o un juego de rol. Es tan ridículo como si oyéramos a alguien decir que por haber visto películas durante 20 años está capacitado para dirigir una.

Esto no quiere decir que los jugadores veteranos no sean interesantes, con todo esto quiero decir que un jugador veterano tendrá tanto interés como los matices que implique su modo de juego y provocará interés a aquellos interesados en su estilo de juego.

Por otro lado estoy convencido que al conseguir un grado de veteranía algunos jugadores superan ciertas concepciones de juego que al principio a veces se asumen, tanto en aspectos más reglamentarios como, y mucho más importante, en aspectos narrativos: poner el foco en su propio personaje en lugar de en la partida, e incluso competir con el resto (pjcentrismo), no asumir o delegar una corresponsabilidad en el control narrativo, el desprecio a debilidades y la maximización del personaje centrándose en la mecánica del juego y no el desarrollo del personaje, etc.

Si bien habrá quien seguirá jugando y disfrutándolo de la misma manera, hay personas que necesitan superarlo para evitar que  jugar a rol puede acabe convirtiéndose para ellos en una experiencia vacía de significado. En numerosas veces un grupo no es capaz de superarlo y esto lleva a ciertas personas a abandonar el juego

Estos jugadores, que han conseguido ir enriqueciendo la experiencia de juego en múltiples aspectos, muchos de ellos además tienen inquietudes que se traducen en diversas actividades relacionadas: algunos comunican con blogs, podcasts, etc, otros están al frente de asociaciones, otros están al frente de proyectos de publicación, plataformas digitales, foros, etc. dependerá del grado de tiempo del que pueda disponer cada uno. Otros simplemente dedican su tiempo a jugar, que es lo que realmente nos gusta, y es totalmente legítimo.

En todo caso, todos ellos SI tienen algo que aportar a la comunidad rolera, si quieren. Si alguno de esos jugadores veteranos se siente comprometido con los juegos de rol y siente el interés de devolver a los juegos de rol algo de lo que ha recibido gracias a ella, tiene en su mano una acción que puede resultar beneficiosa para la afición. Tengo el convencimiento que para ampliar a los aficionados a los juegos de rol no solo es importante captar gente joven, sino evitar que lo dejen en el momento en que empiezan a tener poder adquisitivo, si no han sido capaces de trasformar su experiencia lúdica y llenarla de nuevos significados.  Para ello, simplemente se trata de participar en alguna jornada dirigiendo o solo jugando con gente joven, enseñar un estilo de juego más veterano pero sobretodo más maduro, completo y comprometido, de manera que esa gente joven pueda abrir su mente a ideas y estilos que no se les hayan ocurrido anteriormente, aplicad técnicas narrativas menos lineales (flashbacks, etc.), compartid el control narrativo, utilizad combates dinámicos más allá del ataco-paro, etc. Y si luego podéis hablad de todo ello un rato después de la partida.

Enseñar todo esto desde la práctica es mucho más interesante para muchos jugadores que desde blogs como este o en conversaciones.  Es una acción que no pide demasiado tiempo, pero quizás puede llegar a hacer evolucionar una mesa de juego, evitar que jugar a rol se convierta en algo rutinario y que se abandone la afición.