26 marzo 2014

Actual Play: Envenenado con FAE



El martes pasado, nuestro día de juego semanal, nos falló el master por un imprevisto de última hora. Yo me enteré apenas 3 horas antes de la partida y nos estábamos planteando que hacer, si jugar a un juego de mesa o que. Ya se que debería tener preparada “la partida de Mañana”, pero es que ya la hice y aun no había preparado otra, así que si quería jugar a rol debía improvisar. Por suerte he adquirido algunos juegos de la editorial Conbarba, que tiene en su catálogo varios juegos rápidos de leer y fáciles de jugar sin apenas preparación, y recordé que entre ellos teníamos el Envenenado, del cual hasta entonces sabía que era de piratas, pequeñito y poco más. Así que ni corto ni perezoso me ofrecí a leérmelo y jugar a Envenenado con mi grupo.

Me leí el manual de 64 páginas A6 (cuarto de folio) y me pareció muy interesante, podéis leer una reseña aquí, yo me centraré en otras cosas.

El juego en bueno, bonito y barato (10€) ¡Y viene con otro juego además!
La creación de personajes es muy rápida, se hace en apenas unos minutos, siendo además completa en cuanto a rasgos de interpretación del PJ.

Se establecen dinámicas entre los PJs en base a pactos entre ellos y las consecuencias de no cumplirlos.

Pero principalmente lo que me llamó la atención más es que cambia la situación normal de una partida de rol. Envenenado siempre empieza así:

En este año de nuestro Señor de 1701 terminó 
la sangrienta carrera del pirata Capitán Jonathan Abraham Pallor,
 también conocido como Azufre Jack. No murió en la horca, 
ni por la espada, ni partido en dos por una bala de cañón. 
Murió envenenado por su cocinero, un asesino a las órdenes del Rey.


Esto es lo que a continuación pasó:



Sacáis al asesino a la cubierta y os escupe, y proclama:
 viajáis en un navío escorado, sin capitán que os dirija,
 sin apenas provisiones y que en este mismo momento
 el H.M.S. El Perseverante leva anclas desde Kingston Bay.
 Sois hombres muertos.



(Personalmente hice que el H.M.S. Perseverante se divisaba en ese momento)

Normalmente los PJs son un grupo con un objetivo común, en Envenenado es muy fácil que todos los PJs empiecen con el mismo objetivo: ser el capitán del barco y solo uno de ellos puede conseguirlo. Aunque hay otros objetivos que si pueden compartir, como sobrevivir al encuentro con el H.M.S. Perseverante. Esta situación cambia del todo la relación de los PJs y el conflicto entre ellos es servido en bandeja, de manera que van a tener mucho protagonismo en el desarrollo de los acontecimientos y la tensión les va a acompañar durante toda la partida. Lo que está claro es que al final los PJs van a acabar luchando entre ellos. (Esto también lo hace Paranoia, pero este juego no es cómico, lo que le da un sabor diferente).

Aunque el juego no está planteado para grandes campañas se puede jugar una pequeña campaña de unas cuantas sesiones, por que una vez elegido el Capitán, el resto de PJs siguen interesados en desbancarlo, de manera que la tensión continúa, incluso si un Pj muere puede seguir jugando como fantasma del barco provocando problemas en general o al PJ que le asesinó.

Además la propia creación de personajes permite que la situación inicial sea lo suficientemente diferente para que siga siendo interesante volver a empezar.

El caso, es que con tan poca antelación, me pareció que utilizar el sistema no era buena idea. Debía aprendérmelo, explicárselo a mis compañeros y tener que ir revisándolo a medida que jugábamos, probablemente perdiendo ritmo de partida y demasiado tiempo, poneindo en riesgo poder finalizar en una sesión. Así que decidí “hackearlo” rápidamente con un sistema que conociéramos, fuera muy rápido y nos permitiera mantener los elementos más importantes del juego. En mi caso decidí optar por FATE Acelerado. (Si no lo conocéis aquí hablo un poco de él)


Empezamos haciendo la ficha aprovechando el propio sistema de creación de personajes de Envenenado. Para decidir los Aspectos, hice que los jugadores eligieran un Alto Concepto con el cargo que ostentan en el barco. El Aspecto problemático debía ser un Aspecto relacionado con uno o más de los Pecados que Envenenado propone: Asesinato, violación, blasfemia, etc. Otro Aspecto debía ser algo relacionado con uno o más Infortunios que propone: Maldito, torturado, violado, etc. Otro Aspecto debía tener relación con la Ambición del personaje: Ser capitán, Tener tierras, etc.. (yo les obligué a que además todos quisieran ser el capitán)


Debía trasladar también la dinámica de pactos entre PJs, y decidí que los pactos fueran Aspectos temporales que afectaban a los dos jugadores. Si el Jugador A había prometido algo al jugador B, ambos tenían el Aspecto correspondiente y en el momento en que el Jugador A exigía que le devolvieran el favor, forzaba al otro jugador y este debía cumplir (y borrar el Aspecto) o entregarle un Punto FATE. En el momento en que aparecieran nuevos pactos, se incluían como nuevos Aspectos. Cada Jugador eligió un pacto inicial de su PJ con otro, y yo les asigné a dos PJs otros pactos. 

Una vez hecho esto eligieron los valores de los Estilos de FATE Acelerado. Y la ficha ya estaba hecha.

De manera parecida realizaron el perfil de la tripulación. Envenenado provee de descripciones a elegir para tripulaciones, barcos y PNJs importantes, fácilmente trasladables a Aspectos, de manera que es muy sencillo crearlos. Para determinar después los valores de los Estilos se decide como si fueran PNJs de distinta categoría.
Si no son Aspectos son fácilmente convertibles

Finalmente para simular los Flashbacks que en Envenenado te ayudan a conseguir bonificaciones para una pelea, decidí que los jugadores, sólo podrían elegir Proezas incluyendo un Flashback relacionado con la situación, limitando el número de Flashbacks por jugador a su Refresco, es decir como máximo 5 (y perdiendo Puntos FATE, claro).

El experimento funcionó muy bien para conseguir un one shot divertido e interesante. Los piratas, El “ojos” y “Sacamantecas” tuvieron sus más y sus menos con el contramaestre del barco, mientras el “Agujeros”, otro sucio traidor, se dedicó a sabotear el barco por encargo del capitán del H.M.S. Perseverante mientras los otros luchaban por la capitanía, a bordo del barco, cayendo por la borda, con la aparición de un tiburón entre otras cosas. La partida acabó con "Sacamantecas", sodomita y antiguo cirujano del barco, como nuevo capitán de un balandro sin timón ni cañones. El “Ojos” acabó algo acuchillado, y el “Agujeros” rezando por que el H.M.S Perserverante, no optara por disparar cómodamente sus 22 cañones y hundir el barco y se quedara sin recompensa por su sucia acción.

Si te ha gustado el post puedes apoyarme en flattr o donar en Paypal.