12 marzo 2014

El master siempre juega dos veces (o más)


El post de hoy es un post para jugadores habituales. Sobre todo aquellos que nunca han probado la dirección de juego. Es posible que alguno se plantee por que hay gente que disfruta tanto de dirigir y por que siempre prefieren hacerlo. Creo que es interesante hablar de ello y puede que quizás algún jugador habitual se lance a probar y disfrute de las mieles de la dirección. El título se lo escuché a +Joan Tretze durante una agradable conversación que tuvimos hace poco, y me inspiró para escribir el post. Hay demasiado pocos post roleros para jugadores normalmente, se merecen más...

El master siempre juega dos veces (o más) por que igual que el resto de jugadores, durante el tiempo en que jugadores y master (o director de juego) se reúnen para la partida juega como un jugador más. No es exactamente la misma experiencia claro, es sensiblemente diferente. Mientras los jugadores tratan de meterse en sus papeles y resolver los desafíos planteados, la experiencia del DJ implica otro tipo de experiencias.


Por un lado el DJ observa y escucha a los jugadores mientras estos se devanean los sesos tratando de superar o resolver un desafío, o de desentrañar algún misterio. Normalmente resulta divertido ver a tus jugadores como empiezan a desbarrar locas y absurdas teorías, aunque en ocasiones que son incluso mejores que las que el director de juego había pensado para la partida. Pero si bien un director de juego disfruta de ver sudar a sus jugadores, en el momento en que más disfruta es cuando estos dan con la clave de algo gracias a alguna idea simplemente genial o siempre que les haya costado cierto esfuerzo (a nadie le gusta ver como sus intrincados planes se van al garete en un momento). 
Aunque también hay momentos así, no nos engañemos...

Otra de las experiencias detrás de la pantalla más gratificante es ver como el esfuerzo creativo al idear la partida se desarrolla entre todos, como las ideas iniciales cogen vida propia. Y no solo las tramas principales también  los personajes y detalles de la partida que se desarrollan a medida que los jugadores van interaccionando con ellas. Personalmente disfruto muchísimo cuando personajes inventados sobre la marcha, o planteados como secundarios empiezan a definirse y tener importancia debido a que los jugadores se la dan. 

Por norma general al tomar el papel de DJs también se disfruta de ver a los jugadores pasarlo bien, reír, meterse en la partida y ver como colaboran contigo por el bien de la narración.

Y como no, el DJ también disfruta interpretando los diversos PNJs y tratando de improvisar y superar los retos que le plantean los jugadores, siendo justo, claro. No es exactamente la misma sensación que interpretar a un PJ, pero se asemeja un poquito. 

Pero todo esto, es solo durante la partida, pero una vez se ha acabado (o antes de empezar) el DJ “juega” de nuevo. Cuando los jugadores se van a casa esperando una nueva sesión la diversión el DJ continúa.. El Dj sigue “jugando” la partida en muchos momentos: soñando despierto, en el autobús, cuando va a correr, cuando repasa sus manuales sobre alguna cuestión de la partida, cuando se echa a dormir, cuando se dispone ante papel/ordenador para preparar la partida, comiendo, incluso disfrutando de otras creaciones.

El DJ sigue pensando en la partida, en como debe evolucionar , que debe incluir, etc. Lo que no deja de ser tratar de superar los retos que le plantean los jugadores y la propia narración para que esta tenga éxito y coherencia. Es posible que en ocasiones los jugadores se vayan de la partida y tengan una experiencia similar, debido a que la partida se ha acabado ante un conflicto, pero es siempre inferior a la del DJ. En esos momentos el DJ se lo pasa bien, el DJ sigue jugando.

Otro punto de diversión es tratar de anticipar (normalmente inútilmente) las decisiones que tomaran los jugadores. Como responderán ante esto, como los engañaré con aquello, etc. Al final resulta un pequeño rompecabezas, intrigante, inocente pero realmente divertido, no deja de ser trazar estrategias tratando de anticiparte al contrario y muchos divertidos juegos de mesa funcionan así...

Mientras el DJ prepara la partida es posible que trate de conseguir inspiración para realizarla mejor, sea documentándose, hablando de ella con otras personas, pensando en ella, etc. Todo este proceso puede producir situaciones muy satisfactorias también. A medida que cualquier de estos procesos se desarrollan es posible encontrar datos interesantes que no tengan nada que ver con la partida pero te interesen, o que te inspiren nuevas tramas o incluso partidas posteriores. También es posible perderse en esos momentos, claro.

Entre sesión y sesión es habitual tratar de rellenar los huecos en la narración que el DJ ha detectado durante la partida, o incluso a veces reformar toda ella debido a las acciones de los PJs que han sobrepasado totalmente las expectativas del DJ o por que en una de sus conversaciones, o en el devenir de la partida una idea mucho más interesante de las que el DJ tenía ha surgido. 

Otro aspecto es evaluar las consecuencias de las acciones de los PJs durante la partida y tratar de pensar que pueden producir y como pueden cambiar la ambientación, a veces un poquito, a veces como un devastador alud.

La mayoría de las experiencias del DJ habréis podido comprobar que son simplemente el gozo creativo, la satisfacción de crear alguna cosa, algo que todos hemos experimentado en mayor o menor medida. El DJ también sufre bloqueos y frustraciones pero el momento en que encuentra la inspiración, es altamente satisfactorio sintíendote como la imagen que encabeza el post. Pero una partida propia en realidad se asemeja a un personaje, solo que esta evoluciona (sube de nivel) cada sesión y se debe pensar como mejorarla..

+Joan Tretze, autor del webcómic El Sistema D13 hace una dramatización cómica de todo este proceso que os adjunto aquí, pero podéis leerla mejor en el webcómic.

tronchante...


Si te ha gustado el post puedes apoyarme en flattr o donar en Paypal.