22 noviembre 2011

Viajando con una mirada rolera



Diseñar escenarios como ciudades, pueblos, planetas, sectores espaciales, castillos, etc. es más difícil de lo que parece. Y los es porque aunque solemos tirar de tópicos o extremos la realidad nunca ni es tópica ni suele ser extrema. Podemos recurrir a la documentación, claro, pero normalmente acudimos a fuentes generales sencillas y visuales que nos explican de forma general como se organizaba una cultura en una época para poder reproducirla más o menos con fidelidad. Pero conseguir una fidelidad histórica o cultural no dota a un escenario de carácter, unas pequeñas características hacen que ciertos lugares sean inolvidables y tengan su propia personalidad y son aspectos lo que hacen que únicos e inolvidables a ciertos lugares. 


Para conseguir dotar de personalidad a nuestros escenarios muchas veces buscamos la inspiración en nuestra propia creatividad, pero habrá veces que estaremos inspirados y tendremos ideas brillantes que aplicar, y habrá otras veces que no y acudimos a libros, cómics, películas, suplementos de rol etc. Otra fuente de inspiración muy potente es observar nuestra propia realidad. 

Más de una vez nos hemos sorprendido con cosas que han pasado realmente y que si las hubiéramos leído en una novela creeríamos que el autor se ha  excedido, la realidad supera a la ficción y aunque no la superara la realidad nos puede ayudar notablemente a que la ficción que creamos en nuestras partidas se alejen del tópico fácil y les doten de carácter.

Viajar constituye una actividad con múltiples bondades para la persona, tanto lúdicas, como educativas además de desestressantes. No voy a entrar en ellas, pero si que me gustaría señalar que el descubrimiento de la realidad de otro lugar, su historia, sus leyendas, costumbres etc. a parte de satisfacer las ansias de conocimiento y entretener se pueden mirar con una mirada rolera que nos invite a la inspiración. Consiguiendo que se nos puedan ocurrir desde como ambientar un pequeño pueblo de manera original y con carácter hasta grandes campañas. Es por eso que aconsejo como un muy buen ejercicio para un director utilizar esa “mirada rolera” durante los viajes que podáis llegar a hacer.

Y esos detalles no tienen porqué ser simplemente históricos, sino que también son las costumbres del día a día, las costumbres festivas o los cuentos y leyendas que explican. Pese a que estos detalles los sacamos del mundo real y tienen historias detrás no es necesario que los utilicemos siempre en juegos de ese corte o tengamos que organizar una partida en concreto para utilizar aquello que hemos descubierto. Normalmente podemos utilizar esos detalles trasladándolos o transformándolos de contexto tanto a ambientaciones de fantasía, o adaptándolas a otro tipo de ambientaciones.

Como ejemplo de todo ello aquí tenéis varias entradas diferentes inspiradas por viajes o por costumbres locales vistosas:


Castillos Ofensivos: inspirada por un viaje por el Alto Aragón.

Palacios fortificados de Cáceres:  inspirada por un viaje por Extremadura.

Ciudad de delincuentes: inspirada por un viaje por Andalucía.

Un pueblo-castillo: inspirado por el pueblo catalán de Montfalcó Murallat.

Ciudad abandonada: Inspirada en Tarragona (donde vivo).

Un pueblo lacustre: Inspirado por las islas flotantes de los Uros de Perú.

Reinos selváticos y elefantes: Inspirado por un viaje a Tailandia.

Dungeons del mundo real: más de 20 dungeons repartidos por el mundo.

Claro que quizás no tenéis la posibilidad aun de viajar, o simplemente no sois demasiado aficionados a ello...  otro ejercicio similar es plantearte conocer bien tu ciudad, o simplemente tratar de mirarla con otros ojos, puede que albergue alguna característica, leyenda o historia interesante o cuando leas/veas/oigas alguna historia curiosa plantearse como adaptarla, un ejemplo: Al ver noticias de deportes rurales vascos y escoceses ¿no se te ocurren que debían haber similares en otras partes? ¿porque no ambientar la próxima partida en un festival del pueblo donde los pjs puedan participar en deportes adaptados a la actividad económica del pueblo?